Transcripción

Aceptar la decisión de una hija de unirse a la Guardia

Como miembro retirado del Cuerpo de Marines, Louis Arroyo trabaja con personas que están interesadas en el servicio militar. Pero cuando su hija, Krista, dijo que quería incorporarse a la Guardia Nacional, experimentó una situación para la cual no estaba capacitado.

Una Decisión Familiar

Escuche a la Cabo Amayah Littlewolf hablar sobre su experiencia de incorporarse a la Guardia Nacional del Ejército y cómo el apoyo de su madre preocupada fue fundamental para tomar esa decisión. 

Tiempo 2:27 Ver Transcripción

Transcripción

Cabo Amayah Littlewolf, Guardia Nacional del Ejército de EE. UU.:   Después de la escuela secundaria, pensaba que simplemente iría a una universidad en Minnesota.

Wenona Littlewolf:   Realmente nunca consideré que iría a las Fuerzas Armadas. Realmente me sentí...

Amayah:   Nunca pensé que iría a las Fuerzas Armadas.

Wenona:   Me sentí bastante sorprendida.

Amayah:   En mi tercer año de la escuela secundaria, mi amigo Logan vino y me dijo, "Serías muy buena en esto, deberías hacerlo", porque en ese momento él también estaba en la Guardia. Logan me acompañó a ver al reclutador, que me mostró los beneficios relacionados con la educación. Cuando supe que podría quedarme en casa e ir a la universidad, y hacer lo que hacían todos mis amigos, pero que también podría estar en la Guardia Nacional, creo que eso es lo que me convenció. Pero realmente no sabía si mi mamá iba a estar de acuerdo o no. Yo tenía 17 años, por eso ella tenía que firmar unos papeles que me autorizaban a alistarme en las Fuerzas Armadas.

Wenona:   No sabía qué pensar cuando vino y me dijo, "Realmente quiero que vengas y hables con el reclutador sobre mi ingreso en la Guardia Nacional". La sensación que tuve fue, "¿Qué?" Cuando me reuní con el reclutador, respondió muy bien todas nuestras preguntas, todas mis preguntas. Mi interés principal eran los beneficios relacionados con la educación. Para mí era muy importante que ella pudiera ir a la universidad porque es algo que yo no pude hacer.

Wenona:   Y me preocupaba que Amayah fuera movilizada. En general, no me gusta que esté lejos de mí, por eso creo que si estuviera en algún lugar del extranjero sería muy difícil para mí. Le dije "¿Esto es algo que realmente quieres hacer?" Y ella me dijo, "Sí". Yo le respondí, "Está bien". Así que lo hicimos, y la apoyo al 100 por ciento.

Amayah:   Creo que probablemente no lo hubiera hecho si no hubieras estado de acuerdo.

Wenona:   El consejo que les daría a las familias con hijos que van a unirse a las Fuerzas Armadas es que los apoyen, y que mantengan abierta esa comunicación.

Wenona:   Cuando ingresó en el entrenamiento básico, me esforcé mucho para que recibiera una carta todos los días, porque quería que lo hiciera sabiendo que tenía el amor y el apoyo de la familia.

Amayah:   Su apoyo es muy importante, porque si no lo tuviera, no me sentiría orgullosa de lo que estoy haciendo, y estoy muy orgullosa de estar en la Guardia Nacional.

 

Un hijo se convierte en un Marine

El hijo de Keith y Linda Freshour, Robert, siempre había sido independiente, ¿pero estaba listo para la intensidad del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos? Descubra la conversación honesta que tuvo esta familia sobre los sacrificios y las demandas del servicio militar.

Un Marine traza un nuevo camino familiar

Inspírese con esta historia de madre e hijo que se basa en la concentración, la disciplina y una comprensión bien documentada de lo que se requiere para tener éxito en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos.

Un Curso Natural

Descubra cómo el Capitán de corbeta Jesse Harms y sus padres trabajaron juntos para convertir el deseo de retribuir a los demás en un futuro al servicio de otros en la Guardia Costera. 

Tiempo 1:52 Ver Transcripción

Transcripción

Annie Harms:   Jesse fue uno de esos niños que nació feliz.

Tom Harms:   La personalidad que tiene ahora la ha tenido durante toda su vida.

Capitán de corbeta Jesse Harms, Guardia Costera de EE. UU.:   En la escuela secundaria, pensaba en varias cosas que me interesaban. Sabía que me gustaba mucho la naturaleza y el entorno natural de algunas actividades de voluntariado que hice de niño.

Tom:   Cuando Jesse estaba en la escuela secundaria, pensé en las Fuerzas Armadas, pero la verdad es que nunca entendí nada sobre las academias. Cuando esto surgió, pensé, "Qué buena oportunidad".

Annie:   No teníamos nada de experiencia militar. Quizás tuve algunos tíos, pero no tenemos experiencia militar. Por eso me preocupaba que fuera y lo convirtieran en una persona diferente. Pero eso no ocurrió.

Jesse:   Después de graduarme de la Academia de la Guardia Costera, terminé en Mobile, Alabama. Estaba en Mobile cuando sucedió el derrame de petróleo de la plataforma Deepwater Horizon, y tuve que hacer tareas de control de contaminación durante el desastre ambiental más grande de la historia. Luego estuve en Puerto Rico y tuvimos el huracán María.

Tom:   Recuerdo que después de que ocurrió, hablamos con él y dijo, "Estoy haciendo lo que debo hacer. De eso se trata. Hay que salvar a las personas y debemos hacerlo de la manera que podamos".

Annie:   Nos sentimos muy afortunados y muy bendecidos de que haya podido recibir una educación destacada y un trabajo inmediato al terminar, y un trabajo significativo. Me siento muy afortunada.

Jesse:   Te unes a las Fuerzas Armadas para marcar algún tipo de diferencia y aprendes y tienes herramientas que te permiten convertirte en alguien que puede servir a su país. Ha sido muy gratificante para mí.

 

Apoyar el sueño de un hijo de unirse a la Fuerza Aérea

La pasión por volar del reservista de la Fuerza Aérea Michael Kolk comenzó cuando tenía cuatro años, por eso cuando anunció que quería alistarse en la Reserva de la Fuerza Aérea, su madre, Patti, realmente no se sorprendió.

Seguir los pasos de papá para convertirse en piloto

Dennis Costello, un miembro retirado de la Fuerza Aérea, siempre supo que su hijo John, al igual que él, tenía pasión por volar. En esta historia, descubrirá cómo la Guardia Aérea Nacional, con su combinación de carrera y crecimiento personal, representó el camino perfecto a seguir.

Apoyo de todas las partes

Brian siempre sintió un increíble respeto por su tío Lee. Por eso, cuando llegó el momento de tomar una decisión que le cambiaría la vida sobre qué hacer a continuación con su carrera, no dudó en seguir los pasos de Lee. Con el apoyo de Lee, Brian se alistó en las Fuerzas Armadas, consiguió un trabajo en tecnología de la información y se convirtió en un ejemplo no solo para su familia, sino también para su ciudad de origen.

Tiempo 3:06 Ver Transcripción

Transcripción

Lee Gray: Brian es el primer hijo de mi hermana. Recuerdo cuando estaba en la escuela de aviación e iba a la casa de mi hermana y ponía todas las cartas de navegación en el suelo. Luego Brian, que era un niño pequeño, corría y pisoteaba todas estas cartas, lo cual realmente me molestaba y mi hermana se reía.

Sergeant Brian Threat, Ejercítio de EE. UU.: Al principio quería ser piloto como mi tío. De hecho, recuerdo cuando voló a Jacksonville y mi mamá me llevó allí y lo vi sobrevolar. Fue muy emocionante y algo que siempre recordaré. Hay personas que admiramos y que nos inspiran a ser como ellos. Para mí él era esa persona.

Lee: Brian era un buen estudiante, era atleta y jugaba al fútbol americano creo que desde quinto grado.

Jimmy Threat, Sr.: Siempre quiso jugar fútbol americano. Por eso, lo apunté en un equipo y resultó ser uno de los mejores jugadores. Siempre quería ser el primero, sin importar lo que hiciera.

Lee: Brian estaba en la universidad preparándose para ser jugador profesional.

Brian: Estaba mirando y hablando con los cazatalentos, pero a mi madre le diagnosticaron ELA y eso me quitó las ganas de seguir jugando. Quería ir a casa y estar con ella un tiempo. Después de que falleció, mi tío vio que me estaba poniendo cómodo y estaba un poco anclado en casa, porque es como que vas por la calle y todos te dicen: “hola, Brian, ¿cómo estás?” Conoces a todo el mundo. Y realmente pierdes tu motivación. Y él vio eso porque lo observaba desde afuera. Me dijo: "Brian, tal vez quieras unirte a las Fuerzas Armadas. Está muy bien estar aquí en Pensacola, pero hay mucho más mundo para ver y explorar”. Y eso despertó algo en mí, y decidí que tenía que vivirlo yo mismo.

Lee: No quiero presionar con las Fuerzas Armadas porque él es quien hará las flexiones de brazos, no yo. Hay diferentes ramas con diferentes culturas, y es importante ver lo que cada una tiene para ofrecer antes de tomar una decisión.

Brian: Cuando fui al Ejército, me ofrecieron el puesto en tecnología de la información 25 Bravo, y cuando estaba en la oficina del reclutador, me sentí en casa. Ellos fueron muy amables, y decidí que ese era el camino que quería tomar.

Lee: Tengo hijos y quiero que se inspiren en sus aventuras y sus viajes. Por eso, lo admiran. Así como el me admiraba a mí, mis hijos también admiran a Brian.

Brian: Valoras mucho más a tu familia cuando estás en el extranjero o cuando estás afuera y vuelves a casa. Puedes ver la emoción en sus rostros, y saber que están orgullosos de lo que haces por tu país es una sensación única.

Jimmy: Estoy orgulloso de él. Muy orgulloso de él. Se ha convertido en un chico increíble.

Volver Arriba